fbpx

Trampa Vital de Normas Inalcanzables

Trampa Vital de Normas Inalcanzables

Los afanes propios de la vida pueden llevarnos a experimentar momentos donde se nos dificulta relajarnos o divertirnos. Esto no es problema siempre y cuando esta sensación no sea constante en nuestra vida y existan momentos de ocio que te permitan relajarte. Si por el contrario se te dificulta sacar estos espacios para ti, porque consideras que lo que haces no es suficiente para merecerlos, puedes estar experimentando la trampa vital de normas inalcanzables.

¿Alguna vez te has preguntado por qué las demás personas te admiran y reconocen los triunfos o éxitos que tienes pero tú no lo ves de esa manera? Bueno, puede deberse a que sientes una constante presión que te lleva a que te esfuerces para mantener todo en orden, para ser exitoso o quizá para mantener una posición social alta; estas metas, son precisamente lo que Yeffry Young describe como los tres tipos de normas inalcanzables, entonces es probable que si vives una o de estas experiencias, puedes tener de la trampa vital de normas inalcanzables como parte importante de tu vida.

Recuerdo que en mis años de universidad, tuve un compañero que se esforzaba mucho por obtener las mejores calificaciones, al punto que nunca aceptó salir a divertirse un rato después de clase con los demás compañeros, ni aceptaba invitaciones a alguna integración con la excusa de que tenía mucho por estudiar. Mi compañero se pasó toda la carrera como cuando uno empaca muchas cosas en un costal que en el fondo tiene un agujero, como si cada buena calificación llenara un poco ese costal que al fin de cuentas se sentía vacío por el agujero en el fondo. Precisamente el esquema de Normas inalcanzables se experimenta como el proceso de querer llenar un vacío emocional con tener una vida en perfecto orden, exitosa o teniendo una posición social alta.

Mi compañero en algunas ocasiones manifestaba sentirse triste, pero en vez de gestionar esa emoción se enfocaba en tener las mejores calificaciones. En realidad tuvo calificaciones notables, pero para él nunca fue suficiente, probablemente porque por más que sacara buenas notas ese vacío o tristeza permanecía.

Un viernes en la mañana cuando me dirigía en el metro hacia el consultorio encontré a mi compañero, lo saludé efusivamente recordando los buenos momentos de universidad. Hablamos de varios temas pero mi compañero, a pesar de tener un buen empleo, sigue sintiendo que no es suficiente, tanto así que desde que nos graduamos no ha aceptado asistir a algún reencuentro de egresados porque siempre está ocupado con temas laborales, también me contó que lleva 3 años en el mismo empleo y no ha tomado vacaciones porque siempre tiene mucho trabajo por hacer.

En el transcurso de 5 estaciones de metro pude entender que lo que le pasa a mi compañero es que está experimentando la trampa vital de normas inalcanzables, sigue siendo un muy buen profesional pero continúa la idea de que no es suficiente, como si estuviera llenando un vacío infinito, que por más logros que obtenga en su vida no terminará de llenarlo.

Este encuentro me dejó pensativo, por lo que hice el ejercicio de recordar más cosas de la época de universidad y encontré recuerdos de como en algunos momentos este compañero nos contó que sus padres eran unos profesionales muy exitosos y renombrados que siempre le estaban exigiendo que debía ser mejor que ellos, es más, cierto día nos contó que perdió una materia en el colegio, por lo que su madre le dijo que debido a eso no lo querría igual.

Es precisamente, el crecer en un entorno de amor condicionado uno de los principales orígenes de la trampa vital de normas inalcanzables. Por eso si recuerdas haber escuchado de las figuras de autoridad en tus primeros años de vida frases como: Si no haces tus deberes no te quiero. Si haces una pataleta yo me pondré muy triste. Si no te comes todo el desayuno Dios se enojará contigo, entre otras, es posible que esta trampa vital haga parte de tu vida.

Si te sientes identificado con la historia de mi amigo o alguno de los puntos mencionados anteriormente, es importante que te des la oportunidad de vivir un proceso psicoterapéutico donde puedas revisar, de la mano de un profesional en salud mental, las causas, procesos y consecuencias de esta trampa en tu vida. Es pertinente aclarar que esta trampa vital puede compartir características con otras como la trampa de imperfección, fracaso o exclusión social que puedes revisar los blogs en nuestra página web para que amplíes tu perspectiva, aunque la invitación y recomendación más importante es que lo trabajes en tu proceso psicoterapéutico.

En la Clínica Psicológica de Antioquia nos encanta escucharte, por eso contamos con un equipo de
trabajo calificado para acompañarte a redescubrir y darle significado a tus experiencias.

Javier Nieto.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram

Instagram has returned invalid data.

Abrir chat
1
Hola, es un gusto atenderte 👋
¡Agenda tu cita ahora!